BERRI TXARRAK actuó ayer en el festival GraniRock de Quintana de la Serena, en la provincia de Badajoz. Tal y como dijo Gorka durante el concierto, por culpa de la censura y la caza de brujas que durante tantísimo tiempo ha sufrido el grupo navarro, se han necesitado 22 años para que pudieran tocar en Extremadura. Ayer, por fín, lo consiguieron. ¡Aupa Berri cago en dos!