El uso de las siluetas es una manera de potenciar las emociones que deseamos transmitir en fotografía, tales como misterio, emoción, drama, erotismo... Mediante las siluetas únicamente transmitimos una pequeña parte de la información total del tema, dejando al espectador que complete lo que falta, imaginándoselo. Jugar con las siluetas da tan buen resultado porque la intriga que se crea en el espectador junto con las imágenes que se fantasean en la mente del que mira superarán casi siempre a la fotografía más detallada que podamos hacer. No se trata de mostrar algo, se trata de insinuarlo.